Barrancooooo....

June 12, 2017

 

Bueno, aquí estoy relatando mi aventura de ayer en el barranco de Paterna , algo que pensé que no haría nunca, pero la insistencia de mi amigo Raúl lo ha conseguido.

La experiencia es recomendable y divertida, más si vas con un grupo de gente como el que ayer coseguimos juntar desde CUMBRES.

Empezamos un poco tarde ya que a alguno de los miembros, por cuestiones laborales, le era imposible comenzar temprano.

El punto de reunión, LA CALAHORRA, desde allí nos desplazaríamos hasta el pueblo de Paterna donde estaba situado nuestro objetivo, tengo que reconocer que en ningún momento tuve la seguridad sobre lo que íbamos a hacer, pero también sé que íbamos con unos de los mejores profesionales en esto, los Luises (MOUNTAIN SPIRIT), ya hemos hecho otras actividades con ellos y eso me tranquilizaba bastante.

En esta imagen podeis vernos a todos, que pedazo de grupo, de chiflados, se nos ve muy relajados pero minutos antes estábamos luchando contra los trajes de neopreno que a algunos, como yo, se nos resistían, seguramente ,conscientes del agobio de pensar en lo que se nos venía encima.

Ya metido en el río, el primer pensamiento, qué frío que está esto....

Después de avanzar unos metros y de que ya no sintiese los pies, llegamos al primer rapel, alto, muy alto, y lo primero que pensé fue en mi colega Carmelo, una verdadera prueba de fuego teniendo en cuenta su pánico a las alturas.  A mí tampoco me hacen gracia, pero como siempre en mi vida, siempre sigo "pa lante", y cuando los Luises preguntaron que quién sería el primero, sin pensarlo levanté la mano y dije: "yo", por supuesto arrepintiéndome al segundo siguiente.

Mi corazón palpitaba a tal velocidad y fuerza que por un momento pensé en saltar y acabar lo más rápido posible, ya sé que parezco un exagerado, pero antes de que me diese cuenta ya me tenían asegurado y listo para rapelar. Muy atento escuché cada una de las indicaciones que Luís me daba, y un segundo después empecé a descender, el primer tramo, fácil, en el segundo cuando empezó a caerme agua por todos sitios y mis pies ya no me servían de apoyo fue cuando me di cuenta de lo que era un barranco, solo me separaban un par de metros de la poza de agua, pero creí que no llegaría, el subidón fue tremendo cuando miré hacia arriba y vi las caras de mis compañeros de grupo mirando hacia abajo mientras yo me tumbaba en el agua, ya no tenia frío, y necesitaba ese baño.

Bueno, ya me veis allí abajo completamente relajado, a partir de este punto pasé de la incertidumbre y sensación de pánico a un disfrute total, fue una experiencia alucinante y la prueba serán las  fotos que a continuación os dejo en este post.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno si alguna vez queréis hacer un barranco por la zona de Sierra Nevada poneros en contacto con nosotros y os lo organizamos..

Share on Facebook
Share on Twitter